Baila una pareja suelta, de manera independiente sin relación con otras. Dramatiza una  

encendida pantomima amatoria (Fernando Ortiz dice: “miméticamente eróticos”) haciendo 
uso frecuente del pañuelo.  

 
 
 

En  Chile es mencionada por  primera vez esta danza en 1914 por el sacerdote don 

Francisco Javier Cavada, cuando entrega a luz pública su estudio sobre hábitos, costumbres, 
usos y leyendas, del hombre ‘chilhueño’

Tras dar una lista de coreografías, Cavada proporciona en detalle ciertas características 

resaltantes de cada uno de los ejemplos recordados.  

Al profundizar pormenores de una en una de las mencionadas danzas, dice al comentar 

de la zamba: “La Zamba es igual a la Conga en su ejecución y en el compás y melodía, es distinta de ella sólo en la letra.” 
(pág.164) 
 

Luego al pronunciarse sobre la conga, propiamente tal, señala: “La Conga se baila como la 

Sajuria. 
Letra:

 

 

 

Todo el mundo me murmura 

Porque me siento a tu lado 

Estando los dos contentos 

De nadie me da cuidado 

 

Si la Conga fuera 

De mal corazón 

No dejara vivo 

Ningún chapetón

 

 
 

 

Estribillo

 

 

Borracha la Conga 

Sí, señor 

Borracha la Conga 

No, señor 

Arriba la Conga 

Sí, señor 

Abajo la Conga 

No, señor

 

Atenidos a la certificación del sacerdote Cavada nos damos cuenta de la estrecha 

relación rítmica entre Zamba y Conga, pero además asegura que se ejecuta como la Sajuria.  
 

Con otros datos entregados se deduce que por su ejecución (pañuelo, pasos, ritmos) 

en general existe estrechísima relación de la Conga con loropavochicoteosiquiminiqui
olasagua de nieverefalosasalchichallanto, que son buena parte de nuestras 
coreografías criollas chilenas.  

 

 

 

[Francisco  J. Cavada: “Chiloé y los Chilotes”. Estudio de folklore y lingüística de la provincia de 

Chiloé (República de  Chile) acompañados de un vocabulario de chilotismos y precedido de una breve 
Reseña Histórica del Archipiélago
. “Revista Chilena de Historia y Geografía”. N

os 

 del 7 al 14. Imprenta 

Universitaria, Santiago,  Chile, Capítulo IX “Bailes populares”, págs. 173/174: 1914.]