Lo que cantan en Indias,  

cantarles quiero. 

 

Lope de Vega alude a una chacona, que se bailaba «cogiendo el delantal con las dos manos». Esta chacona:  

 

De las Indias a Sevilla  

ha venido por la posta 

 
El gesto que la acompañaba reaparece en una descripción poética de un batuque, en el siglo XVIII: 

 

Fingiendo la muchacha que levanta la falda 

baila ante el mocetón que más le gusta… 

 

en el entremés de Los Sones, de Villaviciosa (1661), se habla de un zarambeque, 

 

… que es baile tan rico 

que es de las Indias

 

 

En otro entremés baila una negra, 

 

… con vueltas de zarambeque,  

teque, reteque, teque, reteque

 

 

La zarabanda, como la chacona, era «cosa venida de Indias». El zambapalo (de zamba, samba), baile de España en los siglos 

XVI y XVII, se da también como danza nacida en América. Igual proceso con el retambo o retambico. Danzas movidas, siempre 
sexuales en que los bailarines «parece que se dan», llevando pañizuelo al cuello, en los hombros, en la mano, y «dando puntapiés 
al delantal», como podría hacerlo hoy una rumbera criolla con la cola de su vestido, hay, además, una constante analogía fonética 
entre los nombre de gayumbas, paracumbés, retambos, cachumbas, yeyés, zambapalos, zarambeques y gurrumbés, aludidos por 
los poetas del Siglo de Oro español, con los de rumbas, bembés, zambas, batuques, macumbas, guaguancós, candombes, tumbas, 
chuchumbés, carrumbas, yambús, que proliferaron en Cuba, en Argentina, en  Chile, en México , en Brasil, en Colombia y 
dondequiera que hubo esclavos negros en América. Al referirse al fandango, el diccionario de Autoridades lo da como «baile 
introducido por los que han estado en los reinos de Indias, que se hace al son de un tañido muy alegre y festivos». Moreau de 
Saint-Mery, en 17889, describe una danzas de «origen africano», bailada en Santo Domingo –a la cual designa con el nombre 
probablemente erróneo de la chica–, que es la misma «que llaman calenda en las islas de Barlovento, congó en Cayena, fandango 
en España
».  

 

[Alejo Carpentier: “La Música en Cuba”, Editorial Letras Cubanas, Combinado Poligráfico “Alfredo 

López del Ministerio de Cultura”, Tercera Edición, 1988] 

 

 

No se puede ser más claro.  
Nuestra conga que en esta ocasión estamos revisando aquí, tiene enorme parecido al 

fandango como estructura coreográfica o diseño de piso.