LA CONGA  

 
 
 

Danza de pareja suelta, independiente, con pañuelo.  
No existe socialmente. Danza considerada dentro del terreno histórico.

 

  

Dice un articulista peruano, don Fernando Espinoza Bernal 

[1942-2002]

: “Entre las danzas y 

música más antiguas encontramos géneros y especies olvidados, descontinuados y en proceso de extinción. 

La Zarabanda, la Calenda, la Chacona, mencionadas como danzas de origen africano, frecuentes en toda América en el siglo 

XVI, hoy son solo nombres que después de su paso por Europa corresponden a productos muy diferentes. 

Asimismo, no existen la Mozamala, la Zanguaraña, el Maicito y otros, que parecen haberse unificado bajo el nuevo nombre 

de Marinera. 

Otro caso de danza extinguida es el de la Conga, mencionada por don Ricardo Palma, datada con letras patrióticas y 

transcritas por R. M. Ayarza. Sólo contamos con una versión musical cantada en 1982 por don Cesar Santa Cruz Gamarra según la 
captara en su juventud (1920), a la que acompaña su testimonio presentándola como antecesora y originaria del tondero. 

Uno más cercano es el Golpe-tierra, en extinción;…..”.

 

 
 

El comentarista, dando breve mirada a danzas antiguas, condesciende en ocasos o 

declinación de bailes criollos peruanos; al mismo tiempo este cronista, cineasta y productor 
artístico, claramente se inclina además por la ‘africanía’ como origen de muchas de sus 
danzas tradicionales oriundas del país del Rímac.

 

 

 

[Fernando Espinoza: Organización “Cimarrones”, Comunicación Inter-étnica global, cimarron@ec-

red.com., 

16-03-2012

]

 

 
 
 

Más extensa y con más largo desarrollo es la opinión procurada por otro estudioso, don 

Alejo Carpentier y Valmont 

[1904-1980]

, magnífico estudioso, novelista, narrador, periodista, 

investigador, antropólogo y docente en  musicología.  

Distinguido era en el mundo literario, artístico y laboral donde se desempeñaba, como 

un oriundo personaje cubano, descubriéndose posteriormente a su muerte que el verdadero 
origen natal era Lausanne o Lausana, capital de la comuna del mismo nombre en Suiza.  

Sin embargo Carpentier se reconocía a sí mismo como cubano y como tal se le 

reconoció en su trayectoria. 

 

 

En uno de sus tratados este musicólogo ‘cubano’ se pronuncia sobre el enlazamiento 

musical, social y cultural hispano-afro-americana. Dice al respecto: 

 

 

“Es indudable que, desde muy temprano, América comenzó a crear una música de expresiones muy diversas- de acuerdo 

con los factores étnicos puestos en presencia-, capaz de crear modas en la Península. Cotarelo y otros autores nos informan 
ampliamente acerca de ello, en sus selecciones de textos alusivos a danzas y músicas. En un clásico entremés, la intérprete,  de un 
«baile de Gayumba» exclama: