que apuntaba hacia la elección de monarcas congoleños. Con tal idea fueron conocidos en 
las fiestas de CandombésCandomblésCongadosCongos y Congadas sudamericanos.  
 

En la actualidad comparsas de este tipo son conocidas en Uruguay, Argentina, Brasil.  

En Estados Unidos se bailó la ‘Congo’ al ritmo de un tambor de barril llamado conga en 
Cuba y en éste país se conoció además a las “congas” como nombre de comparsas 
callejeras, caracterizadas por la forma típica del canto dialogado o responsorial. 

 

   

 

 

[Fernando Ortiz: “Los Bailes y el Teatro de los Negros en el Folklore de Cuba”, Editorial Letras 

Cubanas, Primera reimpresión, La Habana, Cuba: 1985]

 

 
 
 
 

 

La Conga que se conoció en Chile, según descripción de Cavada, sería la danza 

peruana, sin duda la criolla andina, perteneciente a la clase de los llamados “baile y tierra” 
o “golpe-tierra” o “bailes de tierra”, emparentados con la mozamala, la zanguaraña, el 
maicito, el ecuador, todos bailes criollos de nuestra América.

 

   

 

La versión que anota el sacerdote en Chiloé es aquella que se dio a conocer en 

Chiclayo, en la que desde su aparición se han conservado mayoritariamente versiones con 
textos de cierto  carácter épico, heroico o de glorias patrióticas.  

 

La excepción en idea temática es justamente la versión chilena en donde aparece una 

inicial estrofa lírica de carácter amatorio, seguida de un estribillo “picaresco”, por aquello 
de chapetón: inexperto, bisoño, novicio. 

Es muy posible además que por esos años se aplicara el término ‘chapetón’ de forma 

generalizada a todo aquel europeo recién llegado a suelo americano, tal y como se lee hoy 
en día, en diccionarios modernos. 
 
 
 
 

 