Desconociendo concretas particularidades que expliquen y den claras luces sobre el 

inicio de esta magnífica danza y, con el riesgo de caer en especulaciones, por el momento se 
puede tomar como punto de partida de la Conga, al Perú de los años 1865 más o menos.

 

 

 

 

Que duda cabe si afirmamos entonces que, por el lado del Pacífico logró llegar la 

Conga a Chile, lo cual permitiría asegurar que por 1870 o un poco antes, ya se encontraba 
en nuestro territorio.

 

 

 

Subjetivamente pensamos que esta danza no ‘nació’ en una calurosa noche 

chiclayana; lo más seguro es que la conga andina –gestada siempre en Perú– fuera una 
manifestación coreográfica de 15 a 20 antes de la fecha anotada por la Historia.

 

 

Tiene elementos literarios afro hispanos. “La Conga es vocablo que procede originariamente más que de la 

conga, nombre que hoy se da al popular y criollo tambor abarrilado que se toca en esa orquesta callejera, de la voz Kunga que en 
lenguaje de los congos significa «canto» y «jolgorio»”. 

 

Así dice el importante estudioso cubano Fernando Ortiz Fernández 

[1881-1969]

, etnólogo, 

arqueólogo, antropólogo, musicólogo, folklorista, historiador, lingüista, periodista, entre 
muchos otros tantos oficios.

  

 

  

[Fernando Ortiz: “Los Bailes y el Teatro de los Negros en el Folklore de Cuba”, Editorial Letras 

Cubanas, Primera reimpresión, La Habana, Cuba, pág. 575: 1985]

 

 
 
 

 

La Danza Congo que estudia y analiza Néstor Ortiz, 

[1912-1996]

, agudo observador, 

estudioso profundo de las culturas afro en América, es aquella voz ‘sinonímica’ reconocida 
como acepción de compañíagrupobailecofradía, y, entendida así por una amplia 
mayoría de aficionados y estudiosos del tema.  
 

Bajo este concepto dice: “En distintos conglomerados de población afroamericana, la danza Congo alcanzó 

amplio predicamento, e inclusive en algunos países de nuestro continente, en los que la influencia negra se ha hecho sentir con 
fuerza evidente, todavía se la cultiva como expresión folklórica.”. 

 

 

En seguida el autor hace despliegue pormenorizado de la dramatización de la danza 

(comparsa), que luego de llevarse a cabo una coreografía ceremonial frente a la iglesia, se 
elige Rey y le es puesta la corona.  

Esta ceremonia tradicional de los congos, era fuertemente practicada en gran parte del 

territorio americano y repetido además  por otros conglomerados culturales negros.  

 

 

[Néstor R. Ortiz Oderigo: “La Música Afro-Norte-Americana”, Biblioteca de América. Libros del 

Tiempo Nuevo. Eudeba Editorial. Universitaria de Buenos Aires. Universidad de Buenos Aires. Buenos 
Aires, Argentina, 1962.]  

 
 

 

Congo es mencionada como una “danza” de evidente fuerza e importante en algunos 

países del continente americano. Pero más que “baile suelto” Congo es un acto ceremonial