yaravíes y los huaynos, lo cual estaría justificado por la cercanía de los distritos antes mencionados al Departamento de Cajamarca, 
por la presencia de la población migrante andina, proveniente de las provincias de Chota, Cutervo, Bambamarca, etc.…   

De las tres vertientes de la música popular lambayecana: negra o afro-yunga, andina o serrana y criolla-popular, las dos 

primeras no han sido aceptadas en su integridad por las clases sociales imperantes en el departamento de Lambayeque; no han 
cuajado” en su totalidad. La vertiente negra por su origen bastante remoto o lejano (época colonial) y por la escasa población 
negra que existe en los pueblos de nuestro departamento (Zaña y Capote), y la vertiente andina debido a la falta de un intercambio 
fluido entre la población de la gran parte geográfica costeña del departamento con la reducida población serrana del mismo. 
Repetimos: la vertiente andina todavía no ha sido totalmente integrada, su presencia es todavía débil aunque se encuentra en 
proceso de difusión. La vertiente criolla-popular está dada por las marineras norteñas, los valses y las polcas. Esta vertiente si está 
estrechamente vinculada con la idiosincrasia del poblador lambayecano, con su forma de ser, con su comportamiento individual y 
colectivo, con las características propias (psicología) del poblador norteño. 

 
 

[Pedro Delgado Rosado: Música Regional Lambayecana, Conglomerado Cultural Lambayeque-Perú, 

http: //literaturaenlambayeque.blogspot.com/, Lima, Perú, 14 - mayo - 2010] 

 
 
 

José de Guevara, apodado el “Juyupe”, era un distinguido poeta y músico lambayecano 

y al que se le atribuye la creación y composición de la “conga” en homenaje al Presidente 
Balta. 

Así es asegurado por estudios amplios de las tradiciones de Lambayeque entre los que 

se puede contar con el aporte del gran indigenista y folklorólogo don José María Arguedas 
Altamirano 

[1911-1969]

, quien lo menciona en el libro “Lambayeque - 2” [capítulo José de 

Guevara “Juyupe” (Chiclayo), página 466] 

  

 
 

 

Sobre el mismo tema desde un ángulo distinto, otro autor señala: “En 1840 dicen que hubo 

una terrible peste de influenza que acabó con mucha gente. El tifus también hizo por entonces su parte, obligando a que 
anduvieran con la cabeza rapada hombres y mujeres. Los decesos se producían en 24 horas sin salvación posible. Parece que 
llamaban “La pelusa” a esta gran plaga y a pesar de ella, de lo terrible de su estrago, el pueblo le aplicaba coplas que servían para 
acompañar marineras y tonderos. Así ocurrió más tarde con la peste bubónica y otros males. La conga se volvió a poner de moda 
por esa época y quienes conozcan la tradición de Palma pueden atar cabos sobre lo licencioso de la letra y el baile:  
 

“Así, así Manonga  

dale a la conga;  

Así, así Manonga  

la cosa está longa…” 

 
 

Tan pegajosa, decía un antecesor mío, se hizo esta tonada que aún enfermos en trances de muerte la cantaban. Una mujer 

de Santiago de Cao estaba ya dando las últimas boqueadas y, no obstante, tenía en sus labios los versos y la tonada de cuya 
indecencia nadie había hecho caso. Fue entonces cuando desde el púlpito se prohibió con amenazas de excomunión, la famosa 
conga que hoy circula otra vez con tanta estridencia, aunque venida a menos, en todas las tambarria y jaranas como un mensaje 
caliente…” 

 

 

 

 

[Santiago Vallejo: “Trujillo en Estampas y Anécdotas”, Crédito Editorial Universitas, Talleres de 

Imprenta y Litografías Stylo. Lima, Perú, pág. 97: 1952.]