que son verdaderos himnos a nuestros pueblos, así como canciones que ponen de manifiesto la riqueza sentimental de nuestras 
gentes 

A través del estudio y reconocimiento de un conjunto de canciones, las cuales provienen de las tres vertientes: afro-yunga o 

negra, andina o serrana y criolla popular, hay que buscar y encontrar en cada una de ellas los rasgos, elementos y características 
que nos van a servir para la edificación y forja de nuestra identidad cultural, artística y musical lambayecana 

En otras palabras, lo que hemos querido decir es que la música forma parte del cancionero popular, por lo que la memoria 

de un pueblo también se encuentra reflejada en la música, el canto, el baile y la danza. Esta realidad explica lo que siempre hemos 
escuchado decir el norte del Perú es criollo porque es festivo, alegre, genuino, “pícaro”, ingenioso, donairoso. He aquí la razón de 
ser estas expresiones tan conocidas, tan comunes, tan difundidas y tan divulgadas: “soy norteño”, “soy lambayecano”, “soy 
chiclayano”, “soy ferreñafano”, etc. 

Con todo este conjunto de canciones que sintetizan el proceso histórico- musical lambayecano, queremos demostrar que el 

pueblo lambayecano en su conjunto ha tenido siempre una gran vocación musical y una creatividad extraordinaria para la 
elaboración de sus canciones populares, reflejando en cada una de ellas una buena parte de nuestra identidad histórico-cultural. 

La música popular lambayecana, como elemento de identidad cultural, tiene su origen en el ambiente rural y, a la vez, es de 

característica negra. Por lo tanto, la música es el primer elemento histórico-artístico que nutre nuestra identidad al estar presente 
la historia, el pueblo y la identidad. Esta música rural y negra la hemos encontrado ubicada en el valle de Zaña alrededor del siglo 
XVII, teniendo como expresión más remota las canciones llamadas precisamente “sañas”, las cuales fueron cantadas y cultivadas 
por los esclavos de plantación de la época colonial. En el siglo XVIII estas “sañas”, llamadas también “linderos de Zaña” van de 
devenir en tonderos, que también es una danza afro-yunga, y que según Nicomedes Santa Cruz, el tondero tiene su origen en la 
ciudad de Zaña al devenir la “saña” en “lindero” y éste en “tondero”. 

Pero también en el departamento de Lambayeque que hemos podido ubicar las “tonadas” y las “tonadillas”, que también 

son expresiones de la música negra y que históricamente pertenecen al siglo XVIII, como también la existencia de las canciones 
negras llamadas las “congas” que fueron ubicadas a mediados del siglo XIX. 

Por lo consiguiente, durante la época colonial (siglos XVII y XVIII) vamos a encontrar una música lambayecana de carácter 

popular, la cual tienen un origen rural y un ancestro negro, lo que nos han demostrado que el proceso que siguió la música 
lambayecana fue el campo a la ciudad, para luego extenderse del Valle de Zaña a la ciudad de Chiclayo en 1857 y 1868 con la 
revolución de José Balta Montenegro a través de “La Conga” y la “Puerca Raspada “o “polca Raspada”. 

Así mismo, durante la época republicana (siglos XIX y XX) las canciones lambayecanas más significativas que surgieron 

producto de los acontecimientos políticos-sociales, hemos podido identificar a tres. La primera fue durante la vuelta encabezada 
por el Coronel José Balta Montero en los años 1867 y 1868, que dio lugar al nacimiento de un baile chiclayano llamado “La Conga”, 
considerado como un baile-tierra o golpe-tierra y que está catalogada como la “Marsellesa chiclayana” y, cuya autoría se le 
atribuye a José Guevara, más conocido con el apodo de “Juyupe”, natural del distrito de Illimo (provincia de Lambayeque). Aquí 
existe una estrecha vinculación entre el acontecimiento político y la música popular lambayecana. 

Una segunda canción que estuvo vinculada al acontecimiento político José Balta fue la puerca raspada o polca raspada, 

canción que fue recogida por el historiador Jorge Basadre en su “Historia de la República del Perú”. Tanto esta canción como “La 
Conga
” tienen raíces negras. 

… De la misma manera, durante la República, hemos podido ubicar canciones de origen andino existentes en los distritos de 

Chongoyape, Ferreñafe, Inkawasi, y Kañaris, así como las ex haciendas Azucareras…. En estos lugares se cantan los tristes, los