[Samuel Claro Valdés, “Oyendo a Chile”, Editorial Andrés Bello, Santiago, Chile, 1979: 44-45]  

 

 

 

Respetuosamente, nos permitimos disentir en los siguientes puntos: 

 

El yaravíyarabíharawiwaraví o jarawi es posible que fuese ejecutado en nuestras 

tertulias del siglo XVIII, junto al Chocolate, pero nos parece muy improbable que aquél haya 
sido bailado. El Yaraví es fórmula exclusiva de música y canto, vale decir una estricta especie 
lírica. 

 

Más adelante y en el entorno de las danzas chilotas agrega el mismo autor: “Otras danzas, la 

mayoría de las cuales derivan de la cuadrilla, se bailan con menor frecuencia, muy ocasionalmente, o en lugares apartados. Estas son el 
Pavo, Costillar, Sajuriana, Cielito, Chocolate, nave, trastasera, pericona y seguidilla. No quedan rastros de numerosos bailes mencionados por 
cronistas anteriores, tales como el aguanieve, astilla, chavarán, loro, pío-pío-pa, rin, sapo y otros

.”. 

 

 

 

[Samuel Claro Valdés, “Oyendo a Chile”, Editorial Andrés Bello, Santiago, Chile, 1979: 68] 

 

 

 

El Chocolate no es una ramificación de cuadrilla, al contrario, pertenecen a distinta 

fórmula sistemática. Y aunque ambas son de pareja suelta, en el caso del Chocolate la pareja es 
independiente, sin relación con otras; en cambio la cuadrilla consta por definición, de dos o más 
parejas que danzan interrelacionadas o interdependientes.  

   

Todas las especies coreográficas nombradas al final como danzas no recolectadas y ya 

sin rastros, han sido registradas por diferentes investigadores de campo después de 1979, 
cobijadas en distintos ritmos: Aguanieve, Gabriela Pizarro Soto; Astilla y Sapo, Margot Loyola 
Palacios; Loro, José Campos Muñoz; Rin, Patricia Chavarría Zemelman, y, Pío- o Pollito y 
Chavarán, los hemos recogido nosotros. 

 

Hacemos el descargo respectivo, pues se podría pensar lo que no es.

 

 
 

 

El antecedente que a continuación llega hasta nosotros es de 1795. El mismo autor de 

Crónica de La Serena, relata en otro texto las vicisitudes de un cura poeta enfrentado a las 
autoridades civiles de La Serena y al contubernio que se vio envuelto.  

 

Acusado el cura es llevado a juicio y sumariado, pero he ahí que salta la voz del pueblo 

diciendo, según don Manuel Concha:  

 

“La noticia de un sumario semejante, agitó los ánimos.  

 

Encauzar a tan simpático poeta, al poeta de los epitalamios, de las canciones, de las estrofas  para el verde, el chocolate –como 

si hoy dijéramos para la zamacueca--, era encauzar al pueblo”.  

 

 

[Manuel Concha, “Tradiciones Sereneses”, Biblioteca Popular Nascimento, Editorial Nascimento, 

Santiago de Chile, Tomo II, pág. 145, 1975.]

 

 

 

 

Este diligente sacerdote, muy bien acogido por el pueblo, escribía sus sermones, 

diatribas, odas laudatorias y epitalamios, con igual facilidad que letras de canciones y bailes, de 

Portada de "Oyendo A Chile" - 1979