obra. Le atribuye talento de “coloquialista” y prejuicios “paternalistas”. Agregando a ello “la 
poca diligencia
” sostenida por Concha en la composición de la obra. Es decir sin la negligencia 
que acusa su prologuista, el texto “Crónica de La Serena” habría sido un muy buen libro “de 
Historia”.  
 

No obstante en lo referente al trato de las fuentes, dice Ferreccio: 

“…. El mérito historiográfico 

mayor que se reconoce a la Crónica de Manuel Concha es la utilización y reproducción de testimonios documentales, parte de los cuales se 
ha perdido y es posible conocer sólo por referencias. Tanto por este motivo como por la incidencia que ello tiene en la imagen de la 
composición montada por Manuel Concha y en los criterios de crítica textual, cabe considerar las calidades del manejo de las fuentes de 
nuestro autor. ….”  

 

 

[Manuel Concha, “Crónica de La Serena. Desde su fundación hasta nuestros días”, Biblioteca Chilena 

Regional, Editorial Universitaria, Universidad de  Chile, La Serena,   Chile, 1979: 21].

 

 

 

Entonces por este sólo y primer 

antecedente hace suponer al menos, que 
la danza Chocolate es mencionada bien 
tempranamente en nuestro territorio 
chileno.   
 

Samuel Claro Valdés

 

[1934-1994]

gran músico y estudioso editó un texto, 
que fue declarado ‘material didáctico 
complementario y/o de consulta de 
educación chilena para profesores y 
alumnos de 7º año básico a 4º año 
medio
’, en donde al explayarse acerca de 
las tertulias criollas entre 1790 y 1802 
más o menos, dice: “

… No ha quedado constancia 

de las canciones que se interpretaban en las tertulias, pero 
sí sabemos qué danzas eran usuales en ellas. Entre los bailes 
de origen español, se mencionan el fandango, la seguidilla, 
zapateo, bolero y tirana; entre los bailes criollos anteriores 
al cuando y a la zamacueca o cueca del siglo XIX, figuran las 
lanchascachuasyaravíestonos y bailes, junto al verde
chocolate o sombrerito; éstos alternaban, en saraos y 
tertulias, con la gavota, minueto y contradanzas, con sus 
típicas figuras en circulo o calle, que formaban grupos de 
tres, estrellas, ruedas, cruzamientos, cadenas, arcos, 
molinetes, cruces, espejos o paseos. No faltaban bebidas de 
mistela, ponche o aloja.”  

 

Portada de "Oyendo A Chile"

  

[1979]