para lo cual, días antes, se levantaban tablados alrededor de la plaza, que la comisión cabildil había tenido especial cuidado de cercar para 
que la concurrencia gozara del espectáculo con seguridad. 

 

Era aquí donde los magnates rivalizaban en esplendidez adornando sus tablados con ricas colchas de seda, y aun con espejos, y 

arrojando a la arena puñados de monedas que los toreros de afición o improvisados, y algún tanto embriagados, abandonando al fiero bruto 
se apresuraban a coger, dando lugar su ambición a jocosas escenas, cuyo principal actor era el toro, de lo que no poco gozaban y se 
mostraban complacidos espectadores y toreros. 

 

Las bandejas con helados y dulces que servían a las damas los más apuestos galanes, eran otros de los alicientes que hacían 

desear estas fiestas y prepararse de antemano para ellas. Las de mistela, ponche y aloja, se renovaban con frecuencia inagotable, en tanto 
que, inmediatamente bajo el tablado, la sartén chirriaba el pescado frito, las ollas a borbotones incitaban el apetito de los gastrónomos del 
pueblo con la nacional cazuela de cordero o ave, y la guitarra manejada por alguna mozuela de apetitosa catadura, entonaba seguidillas y 
los bailes: el verde, el chocolate o el sombrerito, danzas populares en que tomaba parte el pueblo con mayor alegría que sus amos, sobre 
todo el individuo que había logrado hacer una suerte al toro, o el que había cogido alguna monedas debidas a la munificencia de los 
magnates

.”

  

 

 

 

[Manuel Concha, “Crónica de La Serena. 

Desde su fundación hasta nuestros días”, Biblioteca 
Chilena Regional, Editorial Universitaria, Universidad 
de  Chile, La Serena,   Chile, 1979: 108] 

 

 

La información citada por este cronista, 

abogado y maestro Manuel Concha proviene de 
escritos y documentación que, como dice el 
autor, son anotados escrupulosamente “según los 
datos arrojados por los Archivos de la Municipalidad, 
Intendencia i otros papeles particulares
… ”.  

 

Como así reza la portada del libro, 

colegimos que las fuentes oficiales son de 
absoluta fidelidad y seriedad ante las 
evidencias exhumadas, tanto de escritos y 
relatos como informaciones en general y en 
donde no cabe en lo absoluto duda alguna de 
ningún tipo, sobre la veracidad. 

[1979: Facsímil, 

1871-1914]

 

 

Debemos 

decir 

en 

descargo 

de 

cualquier sutileza, que en la tercera edición de 
Crónica de La Serena” el año 1979, en su 
prólogo, escrito por el filólogo chileno, crítico 
y profesor Mario Ferreccio Podestá 

[1931-2008]

 , 

se hacen varias salvedades referentes a 
detalles técnicos usados por el autor en la 

Portada de Crónica de La Serena

  

[1871]