obligadas a turnarse por la noche, mientras que la juventud bailaba.  Como aquí había “satisfacción” (la gráfica palabra chilena) los jóvenes 
venían de la ciudad a las termas, vestidos como huasos, y, para hacerse graciosos, invitaban al “chocolate, al “soldado” o a algún otro baile 
campesino. Las damas aceptaban la invitación inmediatamente y si titubear. Estos bailes equívocos se ejecutaban aquí con toda decencia; 
pero sin embargo se veían actitudes bastantes ridículas, que provocaban aplausos de los espectadores”.

  

 

 

[Carlos Eduardo Bladh, “La República de Chile: 1821 – 1828”, Instituto Geográfico Militar, traducción 

Elisabeth de Vylder de Lundberg, notas y revisión de Eugenio Pereira Salas, 1951: 164]

 

  

 

Puesto que el comerciante nórdico dice ‘otro baile campesino’, bien podemos especular 

que la cercanía de estos dos bailes se hubiese mezclado en algún momento de sus correrías 
conjuntas, algo de sus caracteres y formas. 

 

  

Don Pablo Garrido establece en su libro que, coetáneo al anterior viajero, el navegante 

francés Hyacinthe Yves-Philippe Potentien, Barón de Bougainville 

[1781 – 1846]

, hijo del famoso 

naturalista, Louis Antoine, escribió en su bitácora -llamada después “

Diario de navegación alrededor 

del globo en la fragata Tetis y corbeta La Esperanza durante los años 1824, 1825 y 1826”-, en su visita 
efectuada a Santiago por 1825, lo siguiente: “

Cerca de la Cañada, en el suburbio de San Isidro, separada por ella de la 

ciudad, se halla un ventorrillo llamado “El Parral”, donde la gente decente no desdeña concurrir, aunque allí las danzas son bien poco 
decentes; pero, para juzgar el grado de tolerancia de lo licencioso en Chile (como asimismo en todas en todas las demás colonias españolas) 
para este género de diversión, hay que ir a las chinganas, punto de reunión de las clases más baja, y ver el chocolateel torito y otras 
danzas semejantes, que la imaginación mas viva no lograría imaginar”.

    

 

 

[Pablo Garrido, “Historial de la Cueca”, Ediciones Universitarias de Valparaíso, Universidad Católica 

de Valparaíso S.A., 1979, 174]   

 

 

Igual que la nota anterior de Bladh, dicho ahora 

por un francés, se percibe la cercanía de ciertas 
coreografías que tal vez se fusionaron o quizás tomaron 
sus propios nombres entre sí, en aquellos momentos de 
plena popularidad y auge.  

 

Ambas notas, extraídas de apuntes escritos 

entre 1821 y 1828, nos pueden insinuar al menos, un 
acercamiento frecuente entre estas tres especies 
coreógrafas. 

 

En orden cronológico, es aproximadamente 

1790, el año del cual datan los primeros antecedentes 
chilenos más antiguos que se tiene de esta danza.  

 

En uno de los capítulos de “

Crónica de La 

Serena”, don Manuel Concha Gajardo 

[1834 – 1892]

cuando habla en el contexto de usos y costumbres en 
algunas fiestas populares de esos tiempos y sectores, 
menciona: “… Las lidias de toros eran el complemento de estas fiestas, 

Hyacinthe Yves-Philippe Potentien

 

[1781-1846]