caracteres indoamericanos. Nosotros, luego de atender a todas las fuentes escritas, hasta 
podríamos aventurar una propia postura con respecto a su naturaleza. Las razones que sobran y 
que no discrepan de fondo, -tal vez de formas-, las iremos viendo en el trascurso de este capítulo. 

 

 

Los colonizadores  españoles daban el nombre de “chocolate” a una bebida extraída, tras 

hábil y complejo proceso, a las semillas del cacao. 

 

La voz "Chocolate" viene del náhuatl o nahua lengua nativa de la región centro-

occidental del actual México (Mēxihko).  Chocolate es palabra compuesta por xococ (agrio) o 
quizá xocolia (agriar) y ãtl (agua). Estudios lingüísticos más modernos hacen provenir la voz de 
una adaptación del maya chocolhaa (bebida caliente), y, del náhuatl ãtl como sufijo. 

 

Es ésta palabra, americana y castellanizada, la que se repite en el canto reiteradamente 

mientras se ejecuta la danza, lo que hace suponer a muchos, la razón de su nombre. Es también  
idea que la interpretación de la pantomima que realizan los bailarines sería otra de las razones de 
su nomenclatura. Tal mímica -
pensamos- no se haría sin indicación 
del texto cantado. 

 

En Uruguay, México, Perú, 

Nicaragua, 

Honduras, 

Panamá, 

Colombia y Chile se conoció como 
Chocolate. Perú además le otorgó 
otro rótulo: el “Bateque-Bate”, vale 
decir ‘bate que bate’, por aquello del 
preparado doméstico de la bebida. 

  

Honduras aparte de Chocolate 

le dio la nominación de “Arriate”. 
Panamá de igual modo le llamó 
Congo”.  

 

Estos mismos dos últimos nombres: Congo y Arriate fueron nominaciones otorgadas al 

chocolate nicaragüense, y, finalmente el son veracruzano del chocolate, Veracruz, México,  se le 
conoce asimismo como “María Terolerolé”.  

 

Chile también pudo haberle denominado "Soldado" o "Torito", locuciones que probable 

emergieron atraídos por la letra del baile y su pantomima. 

 

 

Carlos Eduardo Bladh

 

[1790-1851

], abogado sueco, radicado en Valparaíso y luego 

Santiago, ya hace mención de dos rótulos entre 1821-1828 para cuando realiza un viaje a las 
termas de Colina. Hablando de las diversiones por esos balnearios menciona: “…Después del baño la 
patrona tenía listo la “olla podrida”, y nos sentamos de buen humor a la mesa. La conversación alegre de la señora y sus dos hijas describía 
la agradable vida de las termas y la simpática sociedad que constituían sus compañeros. Las familitas de los veraneantes eran alrededor de 
veinticinco, entre los cuales había muchos jóvenes de ambos sexos. La ramada de todas las familias se mantenía abierta a toda hora para los 
bañistas y viajeros. Habían acordado encontrarse cada noche, por turno, donde hubiera piano. Las damas que sabían tocar se consideraban 

Mitote, danza, fiesta o alboroto náhuatl. Grabado azteca.