irremplazable en la acción donde ajusta a su conducta conforme a su sexo. El hombre tiene una compañera; la dama tiene un compañero. 
La humanidad ha bailado miles de años antes de pensar en combinación de apariencia tan elemental. 

 

Aparecen en la antigüedad las danzas de parejas, y llegan hasta comienzos del presente siglo fieles a su originaria 

característica: el hombre y la mujer bailan sueltos, sin tomarse. Pero en la Edad Media este ciclo engendra una variante cuya 
extraordinaria importancia y absorbente dispersión la elevan a la categoría de ciclo: el hombre y la mujer bailan juntos, es decir, 
tomados…”  

 

 

 

[Carlos Vega, “Danzas y Canciones Argentinas. Teorías e Investigaciones. Un ensayo sobre el tango”. 

Distribuidores G. Ricordi y Cía., Buenos Aires, Argentina, 1936: 82] 

 

 

Tal fórmula es muy antigua, dice 

el maestro argentino, y que de ésta nace 
inmediatamente después, la danza de 
pareja sola, pero ahora tomados o 
enlazados. Completando así las dos 
únicas maneras de ejecutar la danza de a 
dos
 o de pareja: sueltos y/o tomados.    

 

Sin poner entonces a materia de 

juicio, El Chocolate es danza de pareja 
suelta, según conceptos y análisis, de 
estos dos maestros. 

  

Excepcionalmente el Chocolate 

tuvo una distinta proyección escénica cuando se le vio bailar de manera individual, fórmula 
sólo
, de estricta expresión teatral. Condición que no tuvo consecuencias perdurables en el 
terreno de la danza tradicional, oral, empírica; la memoria colectiva no recuerda certeramente 
tal procedimiento. Es más bien como parte del anecdotario del Chocolate. 

 

Otros datos indican que para danzar Chocolate, los ejecutantes pudieron haber llevado 

pañuelo en mano, artilugio que servía tanto para agitarlo al aire como para figurar la 
dramatización del juego coreográfico.  

 

“Es incuestionable que alguno de los bailes españoles, probablemente el Fandango, aportaron la figura del galanteo amoroso. 

Galanteo sin castañuelas ni panderetas, instrumentos estos, que nuestros criollos no quisieron adoptar. Y es muy probable que alguna 
vez, en alguna región o en todas partes, se haya usado el pañuelo como adorno de la danza.”, dice el gran estudioso 
venezolano don Luis Felipe de Ramón y Rivera, y, agrega como nota:,  “Desechamos la idea de una 
difusión de cualquiera otro baile europeo del mismo tipo en la misma época (fines del siglo XVII y primera mitad del XVIII), porque 
España mantuvo hasta entonces a sus colonias alejadas del comercio –en todo sentido– con los demás países del Viejo Mundo.” 

 

 

  

[Luis Felipe Ramón y Rivera, “El Joropo. Baile Nacional de Venezuela”, Ediciones del Ministerio de 

Educación. Dirección de Cultura y Bellas Artes, Caracas, Venezuela, 1953: 13]

 

 

 

 

Estudios presumen origen peruano a esta expresión coreógrafa. Por cierto, que con 

algunos elementos externos traídos desde Europa y África, e indudablemente con rasgos y 

Carlos Vega e Isabel Aretz entrevistando a cantor trasandino 

[1936]