EL CHOCOLATE  

 

 

Magnífica y brillante manifestación coreográfica conocida en 

gran parte de Chile y pese a la escasa información de testimonios escritos, 
se sabe que gozó de inusual popularidad entre las regiones de Coquimbo y 
Los Lagos. Fue vista  en estratos campesinos, pueblerinos y de ciudad. 
 

Su fuerte pantomima, su ritmo alegre, viva ligereza y caldeada 

expresión, causaron serias controversias, siendo adjetivada de 
"licenciosa" y "baile equívoco". La tradición oral chilena dice que el 
Chocolate se bailaba con hartos ‘pateos’; con unas buenas ‘apotrincadas’, 
y bastantes ‘guaras’ por parte del hombre y de la mujer remilgos,  
‘arrechunches’ y arrancadas. Es decir el Chocolate era ejecutado con 
desplazamientos rápidos, fuertes zapateos  y mucho plante airoso. 
 

El baile, realizado por una pareja suelta e independiente, se vio 

en ocasiones con pañuelo, en otras no; además en algunas partes se jugó 
con el sombrero en las manos. 
 

Se sabe que la voz ‘chocolate’,-aplicada a juegos coreográficos-

fue conocida en territorios de Uruguay, Perú, Chile, Argentina, 
Ecuador, Colombia, Panamá, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, 
México. Algunos países aplicaron el vocablo a bailes que teniendo la 
misma nominación, fueron muy disimiles, variados y de distintos 

formatos.

 

 
 
 

 

Conforme a fuentes encontradas, tanto de gabinete como de campo, advierten de esta 

danza, que su ejecución fue por dos bailarines: dama y varón, frente a frente, independientes y 
sueltos. Según clasificación universal procurada por el afamado estudioso alemán Curt Sachs, 
todo baile de pareja suelta que no relaciona con otras duplas, por principio básico son 
catalogadas así, porque “

…todas estas danzas de pareja son “abiertas”, ya sea que los danzarines no tengan contacto directo 

entre sí o que puedan tocarse a lo más con una mano. Son muy poco frecuentes y aparecen mucho mas tarde las danzas de pareja 
cerradas”, en las que se verifica el contacto con ambas manos.”  

 

 

 

 

[Curt Sachs, “Historia Universal de la Danza”, Ediciones Centurión, Buenos Aires, República 

Argentina, 1944: 185]

 

 

 

Lo mismo dice poco después, desde una perspectiva latinoamericana, don Carlos Vega: 

“Sensacional y de enorme trascendencia es la idea de confiar a un hombre y a una mujer (que se conduzcan como tales), la ejecución de 
una danza social. El espectáculo cambia totalmente. Ahora cada bailarín, lejos de ser eslabón prescindible en el conjunto, es elemento