Natal de Chillan Viejo, Ñuble, 8ª región, Edelmira Escalona Ramírez la conocí en 1960. 

Intérprete extraordinaria que nos enseñó gran cantidad de repertorio musical y coreográfico. Cada uno lo 
entregó con acabados datos, fechas y recuerdos adscritos a cada pieza. 

 

De esta señora recolectamos una versión de Chocolate, entregada de manera completa en sus 

tres elementos: música, coreografía y poesía.  

 

Ella aprendió el baile m/m por 1890-1895 de labios de una lugareña cantora pagada: Rufina 

Chacón. La madre de Edelmira también sabía la especie, pero “cantado con otro requiebre y más largo”, dice 
Edelmira. Y agrega la informante: el Chocolate era comenzado por una pareja “que supiera”; siempre el 
baile era iniciado con una copla de “entrada”. Podía entonces ser ejecutado por distintas parejas cada uno 
de los ‘pies’ o ‘vueltas’. Era así que, la primera pareja no estaba obligada a bailar todas las coplas. A 
veces se alargaba a siete o más vueltas... “según los cariños”.  

 

Oyendo el tema, fácil es concluir lo agotador de resistir más de tres pies de la danza.  

 

Chocolate me han pedido 

chocolate voy a dar 

ay ay ay que tomaremos chocolate 

si no fuera chocolate 

no me pusiera a cantar 

ay ay ay que tomaremos chocolate 

 

no te entregues al amor 

sin tener conocimiento 

porque después ya no vale 

tener arrepentimiento 

 

si tu amor fuera constante 

yo no siento padecer 

queriendo con alma y vida 

con firmeza y proceder 

 

E.-  ay ay ay que si tirana 

ay ay ay y arranca mi alma 

allá viene esa mozuela 

y con el genio que gasta ella 

trae camisa y pollera 

y balanceándose de cadera 

tira zaranda tirana 

que zalagarda y el chocolate 

para que así lo tome 

relinchupina mi comandante 

chocolate chocolate 

bien calientito lo bate y bate 

chocolate va batiendo 

con su boquita lo irá bebiendo 

 

ya me voy que si tirana 

y hasta mañana 

y el jovencito 

acompañe bien 

a su lugarcito 

a su dama 

 
 

Comentarios.- Tras varias sesiones conseguimos estudiar esta versión de chocolate que la señora 

Edelmira dice haberlo oído más o menos por los años 1886 - 1888 y visto poco después en una fiesta de su casa. 
El canto lo escuchó a una cantora lugareña llamada Audolía Trigo (primero nos había dicho que la cantora se 
llamaba Rufina Chacón) y que era de Chillán. También dice Edelmira que su madre cantaba el chocolate “con otro 
requiebro y más largo”. La danza tenía que ser ejecutada por una pareja “que supiera” y agrega, “en el pueblo había varios que lo 
sabían
”. Por su carácter festivo era fuertemente solicitado cuando se sabía de alguien que lo bailara y Edelmira dice 
haberlo aprendido de tanto verlo danzar. [Hicimos esta primera conversación en Quilmo, a pocos kilómetros de 
Chillán Viejo, el día 13 de octubre de 1960] 

-----------------