información de compañía ni ejecutante. 

[“El Universal”, 19-XII-1836]

.   

 

 

Ambas presentaciones son anunciadas en el programa como "Boleras de chocolate", lo 

que indicaría claramente entonces una proyección escénica de tabladillo, relacionada a una danza 
popular. He aquí la chacota escénica que comentáramos anteriormente. 

 

 [Lauro Ayestarán, “La Música en el Uruguay”, Servicio Oficial de Difusión Radio Eléctrica (SODRE), 

Impresora Uruguaya S.A., Montevideo,  Uruguay, 1953: 330-331]

  

 

 

 
 

 

 

 

Desde el inicio en que la danza Chocolate se comienza a ver sobre escenarios y tablados 

americanos, corresponde ya la fase final de su carrera, para adentrarse definitivamente al terreno 
folklórico. Así lo entiende don Carlos Vega y es éste investigador quien entrega notas cercanas a 
la mitad del siglo XX.  

 

Cuando el maestro vino a Chile en 1942 y estando en Ancud entrevista a muchos artistas 

naturales. Uno de ellos le entrega informes de una interpretación de chocolate;  luego de estudiar 
el tema don Carlos Vega, lo escribe en un fascículo editado por el Instituto de Investigaciones 
Musicales, Facultad de Ciencias y Artes Musicales, U. de Chile. En este opúsculo dice el 
estudioso argentino luego de citar casi todas las notas que nosotros hemos señalado; al final y 
citando un documento encontrado por él, del cual no entrega fuente, establece: “Por fin, en el teatro de 
Lima, en 1845, “se bailará el antiguo baile del país de harpa y guitarra, conocido por el Chocolate”. Este aserto, es otra 
adhesión taxativa y bien documentada, para decir que el Chocolate es peruano.

  

 

 

[Carlos Vega, “Música Folklórica de  Chile”, Colección de 

Ensayos, Universidad de  Chile, Instituto de Investigaciones 
Musicales, Facultad de Ciencias y Arte Musicales, Editorial 
Universitaria, Santiago,  Chile, 1959: 26]

 

 

 

En el proceso de la danza tradicional criolla 

americana es bastante conocido aquello de los estadios 
culturales, de los estratos, de las divisiones o escalas 
sociales, etc., situación ampliamente estudiada bajo ideas 
muy diversas y diferentes o al menos bajo subjetivos 
análisis.

 

 

En este contexto, danzas ‘nacidas’ en medios 

campesinos, pueden ser localizadas en refinados ámbitos 
cortesanos y, paralelamente, en populares ambientes de 
poblados. Tras las modificaciones y luego de la evolución 
natural de las danzas, aparecen las tablas del escenario que 
con su atracción cautiva fácilmente las ya agotadas 
coreografías del vulgo y dándoles nuevas energías, son 
devueltas al pueblo. Así continúa el reciclo “per secula 
seculorum”.  Amén. 

 

Portada del libro de Julio Figueroa Garrido.