adelante este negociante naviero en su libro “

La República de Chile” haber visto por los 

alrededores de Colina que,

 “... Los jóvenes venían desde la ciudad a las termas, vestidos como huasos, y, para hacerse 

graciosos, invitaban al "Chocolate", al "Soldado" o a algún otro baile campesino. Las damas aceptaban la invitación inmediatamente y 
sin titubear.  Estos bailes equívocos se ejecutaban aquí con toda decencia; pero sin embargo se veían actitudes bastante ridículas, que 
provocaban aplausos de los espectadores”.  

 

 

[Carlos E. Bladh, “La República de  Chile: 1821-1828”, Instituto Geográfico Militar, Santiago,  Chile, 

1951: 187]  

 

 

 

Más, menos los mismos comentarios sincrónicos al anterior viajero, las hizo el 

navegante de Bougainville, anotados en su Diario al observar el Chocolate en las chinganas del 
santiaguino barrio de San Isidro, por allá por 1825. Estos idénticos epítetos los escribe el francés 
en sus memorias de viaje mientras estuvo por un breve tiempo en Chile. El noble galo viajó entre 
1824 y  1826 por varios países americanos y en 1837 editó sus notas de viaje en París, por orden 
imperial. 

 

 

 

Es tan sólo entre 1831-1834, vale decir casi diez años después y no antes, cuando 

volvemos a tener noticias del Chocolate en tierras extranjeras y de nuevo en suelos peruanos. 
Precisamente William Samuel Waithman Ruschenberger 

[1807-1895]

, doctor y marino 

norteamericano recorre Brasil, Bolivia, Perú y Chile.  

 

Apunta este pediatra en sus memorias viajeras que por 1833 vio bailar el Chocolate en 

las barriadas negroides de Lima, danzado por una pareja de mulatos a todo vapor. Lo que más le 
llamó la atención fue la libertad de expresión corpórea, llevando la danza por su forma animada 
y gráfica de tratar el asunto amatorio, a extremos caliginosos. En sus visitas a Chile, que fueron 
dos: 1827-1828 y 1831-1832  no se “topó” con el chocolate, pero en cambio hace una muy buena 
descripción del Cuándo  primero y luego de la Perdiz, también conocida como GatoMiz miz o 
bien Gato mis mis, danza ésta última, pariente muy cercana de el Aire o los Aires.  

 

Lo que dicho por Ruschenberger es formulado al tenor descriptivo y contextual de la 

zamacueca. Y dice aquél: “Hay otras danzas de carácter similar, llamadas El chocolate y El zapateo, sólo diferentes en el 
canto”… 

 

 

[Carlos Vega, “Música Folklórica de  Chile”, Colección de Ensayos, Universidad de  Chile, Instituto de 

Investigaciones Musicales, Facultad de Ciencias y Arte Musicales, Editorial Universitaria, Santiago,  Chile, 1959: 
26]

 

 

 

 

Cercano a esas fechas, en 1836, aparece el Chocolate danzado sobre los escenarios 

uruguayos. El 22 de septiembre, una dama 
integrante de la Compañía dramática española”, lo 
ejecuta como baile a sólo, o pas de seul, dicho 
en términos del baile escénico

. [“El Universal”, 20-

IX-1836]

.  Luego, el 20 de diciembre, se repite la 

coreografía, pero en esta oportunidad no aparece 

Autógrafo en texto La Música en Uruguay. Colección  del Autor