estos últimos, es mencionado el Chocolate como una inspiración importante de este polifacético 
vate. De paso entrevemos la comparación de popularidad frente a la Zamacueca.  

 

Tal notoriedad de la danza chocolate no es fortuita, para que se le hicieran coplas. Es 

claro entonces que a la segunda mitad del siglo XVIII ya se conocía en Chile El Chocolate
específica y puntualmente en la incipiente ciudad de La Serena, pues lograr que poetas 
escribieran letras para la danza, significaba ya cierta boga en suelos chilenos. 

 

 

 

El dato más antiguo que existe del Chocolate en tierras no chilenas corresponde 

exactamente al año 1780.  

 

El tradicionalista peruano, 

don Manuel Ricardo Palma Soriano, 
reseña en uno de sus relatos lo 
siguiente: “Cura de San Juan de Lurigancho por 
los años de 1780 era fray Nepomuceno Cabanillas, 
religioso de la orden dominica y fanático como un 
musulmán. Ejercía sobre sus feligreses una autoridad 
más despótica que la del soberanote de todas las 
Rusias, y un mandato suyo era tanto o más acatado 
que una real cédula de Carlos IV. Prohibió, bajo pena 
de excomunión, que en su parroquia se bailasen el 
Bate-que-bate, el Don Mateo y la Remensura y por 
empeño de una su confesada, chica de faldellín de 
raso y peineta de cacho con lentejuelas, consintió en 
tolerar el agua de nieve, el Gatito Miz miz y el Minué”. 

 

 

 

[Ricardo Palma, “Tradiciones Peruanas”, Océano Grupo Editorial, Barcelona, España, 1998: Tomo II, 

359.]

  

 

 

 

En aquella lejana jurisdicción peruana, lugar donde se realizó esta prohibición con ciertas 

licencias, vale decir una negativa con ciertos positivos reparos, al permitir que los parroquianos 
pudiesen bailar otras danzas. Decíamos que de este lugar y con la atestación de Palma fue el 
vértice de partida en la fundamentación de varios estudiosos americanos para establecer que el 
Chocolate es peruano y llamado por el nombre de bate que bate.  Recordemos que Chile cuenta 
con datos casi contemporáneos de esta danza en La Serena y San Felipe que, hasta podrían 
refutar en algo tal argumento.

 

 

 

El sueco Carl Edward Bladh 

[

1790-1851]

quien realiza actividades navieras y negocia en el 

comercio con nuestro país, -entre 1821-1828-, hizo apuntes de sabrosas y agudas  estampas 
chilenas sobre compartidas actividades sociales y festivas. Cuando habla de nuestras danzas dice 
del Chocolate: “es danza campestre equívoca y licenciosa, pero bailada decentemente por familias aristocráticas”. Agrega más 

Manuel Ricardo Palma Soriano o Carrillo

  

[1833 – 1919]